Repsol. Resultados 2019

  • Los resultados del 2019 se ven fuertemente afectados por las provisiones (837M€) por el litigio con Sinopec y por deterioros de activos relacionados con el Upstream (6.111M€).
  • Las provisiones efectuadas son una indicación de que Repsol confía menos en el futuro del negocio de gas y petróleo.
  • Estas provisiones no afectan al efectivo y la generación de flujos es buena, pero reducen el valor contable que pasa a estar en línea con el precio que paga la bolsa por Repsol.

Los resultados del año 2019 en el Downstream son normales, con crecimiento plano en ingresos (-0,8%) y un resultado de explotación que es un 0,3% superior al obtenido en 2019. El margen de explotación aumenta ligeramente y pasa al 4,2% desde el 4,15% del año 2018.

En el Upstream la bajada es enorme a consecuencia del deterioro de activos relacionados con este segmento de negocio. El importe de las provisiones ha ascendido a 6.111M€ que reducen el valor de los activos de este segmento.

La revisión se produce como consecuencia de haberse reducido las expectativas de precio del petróleo y especialmente del gas. Todo ello por la abundante producción de gas en EE.UU. y Canadá, asociada a nuevos yacimientos de gas no convencionales (shale gas y gas asociado a al tight oil) y nuevos descubrimientos de gas en otros lugares del mundo que se junta con una demanda menos intensa especialmente en China. En el petróleo se está produciendo un aumento de la producción y las reservas que se ha juntado con la generalización de las políticas tendentes a la descarbonización.

Estas provisiones efectuadas no suponen salida de dinero, pero significan que Repsol piensa que el negocio del Upstream (exploración y extracción de petróleo y gas) van a obtener menores resultados en el futuro y en consecuencia el valor de los activos relacionados con la extracción se han depreciado.

Repsol intenta sustituir este efecto con la entrada en otros negocios relacionados con la comercialización de electricidad, pero este negocio es muy competitivo, los márgenes son muy estrechos y difícilmente compensará la parte que se pierde en Upstream.

Sobre el litigio con Sinopec y Addax Petroleum , se han dotado 837M€. El litigio plantea cinco cuestiones a dirimir y el tribunal ha emitido solamente un laudo parcial referente a una de ellas, permaneciendo cuatro en espera de resolución que no se producirá previsiblemente hasta el 1T 2022. Repsol se ha dotado las cinco, pero podría haber variación en la previsión (en más o en menos) según se vayan resolviendo partes del litigio.

Independientemente de estos extraordinarios, el volumen de ingresos se reduce un -1,1% y el beneficio neto ordinario un -3%, lo cual significa que el negocio global de Repsol se mantiene más o menos estable y con buena generación de efectivo que le permite pagar buenos dividendos recurriendo al scrip dividend. El dividendo previsto contra los resultados de 2020 será de 1€/Acc para los accionistas que elijan efectivo que a precios de 12-13€/Acc que cotiza supone un rendimiento de alrededor del 8% por dividendos.

El valor contable, con la reducción del valor de los activos se reduce hasta 16,4€/Acc desde los 20€/Acc de 2018 y el valor contable neto (sin intangibles) pasa a ser de 13,4€/Acc que ya se puede relacionar con la cotización.

Mi previsión para 2020 ofrece nulo crecimiento (+0,2%), aunque la evolución de los precios del petróleo por circunstancias ajenas al negocio en sí, podrían provocar cambios en la previsión que iré ajustando conforme vayan presentando la información de 2020.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario