Santander: Estudio base

  • Santander es un banco enorme, diversificado por zonas geográficas de distinto perfil y con una gestión muy prudente que afecta a su rentabilidad.
  • Santander tiene relativamente poco que sanear, aunque este año, con la incorporación del Popular, han aumentado sus necesidades de saneamientos.
  • A pesar de la incorporación de los riesgos del Popular, hay indicios razonables para pensar que la reducción de los costes de saneamiento podría estar llegando a su fin y esto provocaría un aumento de beneficios que duplicaría los actuales y llevaría al BPA a niveles de 0,8-1€/Acc.

En España, cuando hablamos de bancos, solemos hacer referencia a los dos grandes, pero no hay dos grandes, hay uno grande y uno enorme. Los activos del Banco de Santander que representan el total de sus inversiones, ascienden al 3T 2017 a 1.468.000M€ y doblan los 691.000M€ del BBV que a su vez, prácticamente dobla los activos de Caixabank.

El SAN es un banco diversificado en zonas geográficas de distintas características y con una gestión prudente, sin embargo, no es el más rentable.

Las inversiones las tiene de forma mayoritaria en países desarrollados, sin embargo, los resultados los obtiene de forma equilibrada entre desarrollados y emergentes. Los activos, que equivalen a sus inversiones, los tiene, de forma aproximada en Europa Continental un 40%, un 25-30% en Reino Unido, un 10% en EE.UU. y el restante 20-25% en Latinoamérica. El Margen Bruto lo obtiene en un 25-30% de Europa Continental, del R.U. el 13-15%, EE.UU. el 15% y Latinoamérica el 40-45%. El reparto queda equilibrado entre América y Europa y también está equilibrado si consideramos países emergentes y desarrollados en vez de zonas.

El Banco de Santander se gestiona de forma muy prudente.

El BCE exige a los bancos un determinado nivel de solvencia que se mide mediante el ratio CET1, el cual relaciona el capital computable de nivel 1 con los activos ponderados por riesgo. El nivel exigido de CET-1 a SAN para 2017 es del 7,75% y lo cumple holgadamente. Para el 2018 se le exige un 9,53% y en el 3T 2017 tiene un 10,8% por lo que también cumple. No obstante, la solvencia de un banco, más que del nivel del CET-1, depende de la solvencia de sus clientes.

El denominador de la fórmula que se utiliza para calcular el CET-1, nos da una buena referencia para saber si la gestión de las inversiones es más o menos prudente. Este denominador está formado por los Activos Ponderados por Riesgo (RWA). Su cálculo se realiza de forma que cuando menos riesgo asume el banco en sus inversiones, su importe computa por menos cantidad. Si relacionamos el importe de los RWA con el de los activos del banco, obtendremos una cifra que nos informa sobre el nivel de riesgo que está asumiendo el banco con sus inversiones (en realidad deberíamos relacionarlos con la exposición máxima al riesgo de crédito que incluye el riesgo de partidas fuera de balance pero, desde el punto de vista de un inversor normal es más sencillo hacerlo con los activos y el resultado es similar).

El SAN, con unos activos totales en el 3T 2017 de 1.468.030M€ tiene unos activos ponderados por riesgo de 622.548M€ (42,4%). Si lo comparamos con otros bancos, vemos que SAN está en la parte baja respecto al riesgo en sus inversiones. Si lo comparamos con BBV que está en el 53% vemos que el riesgo asumido en sus inversiones es menor en SAN, en cambio, si  comparáramos la rentabilidad, veríamos que la del BBV siempre suele ser superior.

La prudencia en la gestión del Santander también se refleja en la gestión de la liquidez, en la que trabaja con mayores colchones y con plazos de vencimiento entre las inversiones y los recursos que ofrecen mayor seguridad, al financiar en mayor medida las inversiones a largo con recursos a más largo plazo que el resto de bancos.

Es una constante que se produce especialmente en banca: menos riesgo equivale a menos rentabilidad.

No obstante lo anterior, la rentabilidad que está obteniendo el SAN es muy buena y no es lo que parece. Su ROE actual está alrededor del 7%, pero si tenemos en cuenta que ha doblado el capital de forma artificial, dado que el banco no lo necesitaba y fundamentalmente se ha ampliado por los requisitos del regulador, el ROE calculado con el capital “normal” que necesita su negocio para funcionar, estaría en niveles del 14% y si además separamos los costes de saneamiento y consideramos únicamente los costes que se producen por su negocio actual, la rentabilidad ROE de su negocio actual estaría por encima del 25%.

 

El SAN, a pesar de haber incorporado los riesgos del Popular, está relativamente saneado y esta circunstancia ya se nota en la cuenta de explotación.

El Banco de Santander en el 3T 2017, incluyendo al Popular que ha aportado importantes deterioros, tiene actualmente unos activos dudosos de 39.442M€, la tasa de morosidad está en el 4,24% y el ratio de cobertura en niveles del 65,8%. Los riesgos sin dotar del inmobiliario ascienden a 5.900M€, con ello totaliza un riesgo sin dotar de 19.400M€ que relativizando la cantidad para situarla en el entorno que se mueve el Santander, supone un riesgo total sin dotar sobre activos tangibles de solo el 1,35% (la mayoría de bancos están en el 5-7%) y si tenemos en cuenta que SAN, sin contar saneamientos, obtendrá en 2017 resultados de explotación anuales del orden de los 22.000M€, significa que, en menos de un año podría cubrir todos sus riesgos, si dedicara todo el resultado a saneamientos.

Esto es importante pues en 2016 los resultados fueron similares a los de 2015, con un ligero aumento del 4%, pero en el 3T 2017 están aumentando un 10% respecto al 3T 2016.

A pesar de que el beneficio neto no tuvo grandes variaciones en 2016, la Cuenta de Explotación de aquel año, reflejaba que el SAN redujo en 2016 el coste por deterioros en 1.000M€ respecto al 2015 y todas las partidas relacionadas con el riesgo disminuyeron significativamente. En el 3T 2017 el coste por deterioros que afecta a la cuenta de explotación, está prácticamente al mismo nivel que en 3T 2016, pero hay que tener en cuenta que este año está saneando al Popular.

 

¿Significa esto que la reducción de costes por deterioros que puede llevar al Santander a duplicar los resultados ha comenzado?. Es posible que así sea, pues el semillero de morosos que pueden ser los créditos refinanciados se ha mantenido estable en 2017 a pesar de haber incorporado los del Popular. Por otra parte, las entradas netas en dudosos, cada año son menores que el anterior.

3 comentarios
  1. jmdurba
    jmdurba Dice:

    Hombre, si yo supiera eso sería gobernador del banco central europeo que, por otra parte él tampoco lo sabe.
    Lo cierto es que alguna vez sucederá y conforme se sale de la crisis el momento está más cerca.
    Doblar resultados es un 100% de rentabilidad, además de la normal por el negocio diario, que más da que sea un año o sean cinco años, la rentabilidad será muy buena y como no sabes cuando se va a producir hay que estar ahí porque no avisará y cuando empiecen a reducir costes, la cotización aumentará y el que no esté se la perderá, es así de sencillo. Este proceso ya se vio con Bankinter que fueron los primeros que redujeron costes porque apenas tenían y cubrieron pronto, en los años 2013-2014 la cotización de fue a PER 15-20 sobre resultados altos, mientras el resto de bancos estaban a menos de PER 10 sobre resultados bajos.

Trackbacks y pingbacks

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario