Red Eléctrica: Estudio Base

  • REE es muy sólida, rentable y segura.
  • Paga buenos dividendos, crecientes cada año.
  • Tiene inversiones en inmovilizado material muy importantes y su deuda es elevada, pero no debe tener problemas con ella.

REE es una empresa que, en lo que se refiere a sus ingresos y resultados es muy sólida, estable y segura que crece moderadamente. REE es buena empresa para inversores/ahorradores que buscan una rentabilidad segura que les proteja el principal de la inflación y les recompense adicionalmente con dividendos crecientes.

Su negocio lo obtiene en un  92% del transporte de energía eléctrica (alta tensión) y de la operación y gestión de la red de transporte del sistema eléctrico español. El restante 8% lo obtiene de la misma actividad en el extranjero y de la prestación de servicios de telecomunicaciones a través de la red en España.

REE es un monopolio que trabaja en un negocio regulado y en consecuencia la retribución del transporte de electricidad la fija el estado. Esta circunstancia supone que no puede aumentar ni los ingresos ni los resultados a tasas muy elevadas pues, si aumentan excesivamente provocarían sobrecostes a empresas y ciudadanos, además de incrementos en la inflación. Por otra parte, tanto los ingresos como los resultados, siempre estarán garantizados, porque ningún gobierno puede permitirse que el responsable del transporte de la electricidad pierda dinero y no sea viable, poniendo en riesgo el suministro eléctrico de todo el país.

Su actividad le exige mantener una gran cantidad de inversiones en instalaciones eléctricas y otras relacionadas. Actualmente su inmovilizado material asciende a unos 15.000M€ al coste que se convierten en 9.000M€ al restarle a amortización acumulada. Todos los años invierte cantidades importantes (500M€-2.000M€) siendo variables en función de las necesidades, pero la media suele doblar la cantidad que amortiza.

Con las actividades de explotación, genera normalmente más dinero que los resultados más la amortización pero, el pago de intereses y dividendos, y sobre todo las exigencias de las nuevas inversiones en inmovilizado provocan que mantenga una deuda importante. Es normal que las empresas de las características de REE que basan su negocio en mantener grandes inversiones en inmovilizado, tengan una deuda elevada. La deuda de REE asciende a 6.100M€, el 88% de la misma la tiene financiada a tipo fijo y en el total de la deuda tiene unos costes del 2,5-2,8%. El 83% es deuda a largo plazo, con vencimiento medio alrededor de los 5,5 años.

REE tiene unos almacenes relativamente poco importantes por lo que las necesidades operativas de fondos las determinan los plazos de cobros y pagos. REE cobra a plazos mucho más largos de los que paga y en consecuencia tiene unas necesidades operativas de fondos elevadas (unos 600-700M€) que debe financiar. Además trabaja con fondo de maniobra negativo, lo cual supone que, además de la financiación que necesita para sus inversiones en inmovilizado, el circulante también requiere ser financiado para cubrir el déficit que se produce habitualmente de 1.000-1.500M€.

REE tiene un patrimonio de 3.000M€ y sus activos rondan los 11.000M€. Si relacionamos la deuda, significa que tiene doble deuda que patrimonio y el apalancamiento sobre activos es del 58%. Necesita 10 años de beneficios dedicados exclusivamente a devolver deuda, pero sin embargo, puede mantener la deuda de forma perpetua, renovándola cuando corresponda. Los costes por intereses ascienden a 160-175M€ y forman parte de los costes que determinan los resultados. Como el estado garantiza con la regulación de las tarifas los ingresos y los resultados, REE no debe tener problemas, ni con el coste de la deuda, ni con las garantías de la misma pues, está cubierta por sus activos que garantizan el suministro de electricidad a todo el país.

REE obtiene resultados de explotación en el entorno del 50% sobre ventas. Los costes financieros absorben el 8-9% de los ingresos y el beneficio neto sobre ventas está por encima del 30%. Tanto los ingresos como los resultados crecen a tasas del 5-7% anual. La rentabilidad sobre los recursos propios (ROE) supera el 20% todos los años. Los dividendos que reparte, superan los dos tercios de sus beneficios netos anuales y crecen moderadamente todos los años, de la misma forma que lo hacen los resultados. Habitualmente cotiza a PER 15.

No se puede esperar que la cotización en bolsa suba mucho pues, al repartir una gran parte de sus resultados en dividendos, la composición del rendimiento que nos proporciona su ROE del 20%, se efectúa con una tercera parte de los resultados que obtiene. Pero la rentabilidad que se le puede obtener sumando el aumento de precios en bolsa a los dividendos, puede estar perfectamente en niveles del 8-9% anual por valor.

Los precios oscilarán alrededor del valor y unas veces estarán más altos y otras estarán más bajos, pero al final siempre se impone el valor y el rendimiento estará, a largo plazo en esos niveles. Independientemente de lo anterior la reinversión de los dividendos aumentan las posibilidades de mejorar la rentabilidad de la inversión.

1 comentario

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario