Mediaset: Estudio Base

  • Mediaset es una empresa muy expuesta al ciclo, en la que sus ingresos dependen de la inversión en publicidad en España.
  • Está muy bien adaptada al ciclo, lo cual provoca que aunque bajen sus resultados, con la recuperación de la economía, siempre se recupera.
  • Convierte todos los beneficios en dinero y paga todo el beneficio en dividendos.
  • El destino de las inversiones en publicidad se está manteniendo en las TV, pero es un riesgo a vigilar.

El negocio de Mediaset, es muy sencillo de entender, se basa en proporcionar un soporte publicitario para los anunciantes y cobrar por ello. Los ingresos de Mediaset dependen de la publicidad y este sector es muy cíclico. En épocas de crisis la inversión en publicidad es mínima porque las empresas anunciantes no pueden obtener retornos adecuados a su inversión, dado que el consumo se retrae, el paro aumenta y el dinero que se destina al consumo es mínimo. En cambio, con la salida de las crisis, se recurre masivamente a la publicidad para aumentar las ventas y los resultados de las empresas anunciantes.  Aproximadamente la mitad del dinero que se destina a la publicidad en España va a la TV y el 85% lo absorben a partes iguales, los dos únicos operadores que hay.

 

Mediaset, como empresa cíclica, sufre grandes oscilaciones en resultados y cotización. No obstante, está muy bien gestionada y adaptada para soportar los cambios de ciclo.

Mediaset tiene dos características fundamentales con las que se adapta al ciclo: 1) Mediaset no tiene deuda que podría ser un problema en los momentos en que las ventas y los resultados se desploman. 2) Mediaset basa su programación en la producción propia. En los canales principales, Tele5 trabaja con un 90-95% de producción propia y Cuatro con el 60-70%. El conjunto del grupo trabaja con un 47% de producción propia.

Esta adaptación le permite ajustar los gastos a los ingresos de forma que puede seguir ganando dinero, incluso aumentar beneficios, aunque bajen las ventas. En 2017 la inversión en publicidad está siendo prácticamente la misma que en 2016. Mediaset sin embargo, en el 3T 2017, aunque ha disminuido los ingresos en un 1,5% respecto al 3T de 2016, el beneficio neto ha aumentado un 10,8% en el 3T 2017.

 

Mediaset convierte en dinero todos los beneficios y paga todo el dinero que gana en dividendos porque ese dinero no lo necesita, dado que no tiene deuda y trabaja en un mercado cerrado y acotado que no le permite expandirse más. Esta circunstancia protege la rentabilidad de la inversión, pues el importe cobrado en dividendos que ya está en poder del inversor, no se va a perder nunca. La rentabilidad obtenida por dividendos hace que, cuando baja la cotización, aunque la rentabilidad por precios evidentemente se reduce, la rentabilidad por dividendos, al haberse cobrado en efectivo, no baja nunca y representa un freno a las pérdidas que será mayor cuanto mayor sea el tiempo que dure la inversión. Aunque la cotización se vaya a cero, la perdida se verá reducida por el importe cobrado en dividendos y cuando lo cobrado en dividendos sea mayor que el precio pagado por las acciones, cosa que sucederá con el tiempo y en Mediaset es fácil de conseguir comprando en ciclos bajos y cobrando dividendos en ciclos altos, es imposible perder.

 

Las cantidades que se destinan en España en 2017 a publicidad son prácticamente iguales a las de 2016 y el porcentaje que se lleva la TV es prácticamente el mismo, así como las cuotas de cada operador. En el primer trimestre los ingresos de las TV crecían al 4,3%, en el segundo fueron planos y en el tercero han decrecido ligeramente hasta un -1,5%. La diferencia que se manifiesta ahora respecto al año anterior es que mientras el año 2016 estas cifras suponían crecimiento respecto a 2015, este año la percepción (y la realidad) es que el mercado publicitario no crece respecto a 2016.

Es probable que la bolsa esté descontando ese crecimiento nulo de la publicidad en general en 2017 y esté penalizando la cotización, pero creo que cuando se despejen las incertidumbres, más políticas que económicas, el mercado seguirá creciendo y los ingresos aumentarán. No tengo percepción alguna de que estemos entrando en crisis, al contrario, todo indica que estamos saliendo. De las crisis no se sale de forma lineal, por lo tanto, con los lógicos altibajos, la inversión publicitaria volverá a crecer.

Otro factor que puede influir en la cotización es el miedo a que las TV de pago le quiten audiencia y lo cierto es que (poca o mucha) se la están quitando y lo seguirán haciendo, pero una cosa es la audiencia y otra los ingresos publicitarios que es lo que cuenta para el inversor. Las TV de pago se mantienen en cuotas de alrededor del 4% de los ingresos por publicidad destinados a TV y no veo ningún sentido a que aumenten de forma significativa porque los usuarios pagan para ver publicidad.

Internet es un competidor más peligroso para la publicidad en TV, pero si observamos la evolución en EE.UU. y las previsiones de futuro, mientras la publicidad en internet crece de forma muy significativa, la TV mantiene sus cuotas de mercado. Los que sufren son los medios escritos, la radio y la publicidad en exteriores. Es lógico pensar que en España ocurrirá lo mismo, incluso tal vez, en menor medida.

Con los altibajos lógicos y normales de la inversión total en publicidad, las empresas de TV en abierto, en mi opinión, seguirán siendo buena inversión durante muchos años. Es un hecho que todos los años, la televisión en España es el destino de la mitad del dinero que invierten las empresas en publicidad y entre las dos cadenas, ingresan un 85% de ese dinero.

El futuro de la publicidad en TV es bueno y no corre peligro. Cuando la inversión total en publicidad se adapte a las circunstancias económicas y deje las circunstancias políticas a un lado, los ingresos y los resultados de las TV subirán.

1 comentario

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario