Rentabilidad de la cartera durante el año 2021

  • La rentabilidad de mi cartera durante el año 2021 ha sido del 18,2% superando al Ibex35 en 10,3 puntos y al IbexTR (con dividendos) en 7,4 puntos. La cartera invierte únicamente en la bolsa española.
  • Todas las carteras de los inversores a los que doy soporte de análisis superan al Ibex TR y algunas superan mi rentabilidad. La cartera que ha obtenido la mayor rentabilidad invirtiendo exclusivamente en empresas españolas ha sido del 21,5% superando en 13,6 puntos al Ibex35 y en 10,7 puntos al IbexTR (lo ha doblado).

La rentabilidad desde 2004 (año desde el que mantengo datos) hasta la fecha, comparada con el Ibex35 y el IbexTR es la siguiente:

El detalle por año y la comparación con el índice durante el mismo período de 18 años es esta:

Durante los 18 años transcurridos desde que mantengo información sobre la cartera, la rentabilidad anualizada ha sido del 8,12%, superando al Ibex35 en 7,6 puntos y al IbexTR en 3,0 puntos.

La cartera siempre ha estado invertida en renta variable española, salvo una única excepción puntual hace algunos años y sin relevancia por el importe, la rentabilidad y el tiempo que permaneció.

Durante el 2S de 2021 los movimientos han sido mínimos, únicamente ventas en Sacyr a 2,18€/Acc. Compras IAG a 1,56€/Acc y compras ACS a 21,53€/Acc.

En el 1S 2021 hubo más movimientos que los habituales y ya fueron publicados en un artículo anterior.

Por tener algunas referencias adicionales, ésta ha sido la rentabilidad de algunos índices durante los últimos 18 años:

Unos índices incluyen dividendos y otros no. El único motivo de considerar estos índices es tener otras referencias y poder situar la rentabilidad de la cartera en el entorno. No tiene mayor importancia, la comparación no va a dar mayor o menor renta a la cartera.

Los inversores particulares no tenemos que demostrar nada a nadie, no obstante, es conveniente tener algunas referencias, sin perder de vista que lo importante es alcanzar nuestros objetivos de inversión.

Comparar la rentabilidad no tiene mayor utilidad para el inversor particular, son formas de medir la rentabilidad que no son homogéneas y no tiene mucho sentido compararlas, salvo por la moda que viene de la “industria” a consecuencia de que están compitiendo por la captación del dinero del inversor, pero esa no es nuestra guerra.

Cuando se está indexado, muchos inversores están convencidos de que su rentabilidad es la del índice. Tal vez debería darse mayor importancia a la medición de la rentabilidad de la cartera.

La rentabilidad de un inversor se obtiene sobre la base de su inversión total que depende del dinero total destinado a inversión. Además de los precios de compra y los de venta o cotización, hay que tener en cuenta las aportaciones y retiradas ponderadas en el tiempo, los dividendos y gastos, también debe incluirse la liquidez en la base del cálculo y no hay que olvidarse de la rentabilidad, positiva o negativa, que obtuvieron en su momento los activos que ya no están en cartera.

Los índices tienen épocas buenas y malas y en su composición, algunas empresas suelen tener un peso excesivo, si el objetivo es replicar un índice, probablemente es mejor comprar las empresas que condicionan su rendimiento debido a su peso y completar la cartera con algunas buenas empresas, aunque no formen parte del índice.

La rentabilidad de una cartera puede ser mayor o menor que cualquier índice, pero no tiene sentido que el objetivo de un inversor sea intentar replicar nada ni dejarse llevar por la corriente.

Estamos en un entorno general muy peligroso que también se está imponiendo en inversión. El esfuerzo, la formación, la investigación, la iniciativa, la capacidad de elegir y asumir riesgos, etc… se consideran contraproducentes pues, sin hacer nada, simplemente indexándote y dejándote llevar por la corriente, puedes conseguir mejores resultados.

En inversión siempre ha habido y habrá períodos de tiempo en los que parece que la moda del momento sea la mejor opción, que siempre lo ha sido y que así será en el futuro. La inversión es una carrera de fondo y las “mejores opciones” cambian con el tiempo. No podemos relajarnos, bajando la guardia y perdiendo el poder de decisión sobre nuestro dinero, nunca será una buena opción dejarse llevar por la corriente.

Desde el momento en que el guerrero se relaja y abandona sus armas, está perdiendo las batallas del futuro.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario