Meta. Año 2023 y previsiones para 2024

  • Meta ha tenido un año 2023 en el que ha recuperado lo perdido en 2022. En 2021 obtuvo un beneficio neto de 39.370M$, en el año 2022 el resultado neto fue de 23.200M$ y en 2023 obtiene 39.098M$.
  • El año 2023 ha ido de menos a más y los resultados trimestrales han sido de 5.709M$ – 7.789M$ – 11.583M$ – 14.017M$.
  • La cotización, durante estos 3 años ha tenido grandes altibajos, pero ha reflejado exactamente los resultados de Meta. A finales de 2021 cotizaba en los 340$, durante el año 2022 la cotización cayó progresivamente hasta marcar 90$ y el año 2023 ha ido recuperando conforme evolucionaban los resultados hasta terminar el año en 350$.
  • El día en que presentó los resultados de 2023 a pesar de ser exactamente los previstos por Meta, la cotización se disparó hasta alcanzar los 475$ que coincide, casi exactamente, con el precio objetivo calculado por DCF, basándonos en sus previsiones de crecimiento para todo el año 2024.
  • … llegamos a un beneficio previsto para 2024 de 44.000M$ (39.100M$ en 2023) que, teniendo en cuenta las recompras de acciones llegamos a un BPA previsto de 17,1$/Acc que supone un crecimiento del 15% al que aplicando PER 25 por crecimiento (20) y por ajuste a flujos (+5) llegamos a un precio objetivo de 427,5$/Acc algo por debajo, pero creo que más realista que el obtenido por DCF de 470,9$/Acc

 

El año 2022 fue realmente malo para Meta en resultados, la comparación tiene más sentido hacerla con 2021. En este caso vemos que los ingresos han aumentando desde los 117.929M$ de 2021 hasta los 134.902M$ de 2023 (pasando por 116.609M$ de 2022).

El margen EBIT queda en 34,7% siendo el de 2021 de 39,6% y el de 2022 del 24,8%. Los gastos de reestructuración en 2023 ascienden a 3.452M$ y los totales incurridos en 2022 y 2023 a 8.067M$.

El margen de beneficio neto sobre ingresos queda en 29,0% mientras en el año 2021 fue del 33,4% y en 2022 del 19,9%.

El ROE queda en 25,5% mientras el año 2021 fue del 31,5% y en 2021 del 18,4%.

El BPA asciende a 14,87$/Acc mientras en el año 2021 fue de 14,46$/Acc y en 2022 de 8,60$/Acc.

Como vemos las grandes variaciones de la cotización en estos años han tenido mucho sentido y han evolucionado según lo ha hecho el negocio.

El negocio en 2022 falló y la monetización fue menor que en 2021 a consecuencia de los problemas en la herramienta de detección y orientación de anuncios que provocaron la desconfianza entre los anunciantes. En el año 2023 se ha recuperado la confianza y las impresiones han aumentado un +28% aunque el precio promedio de los anuncios se ha reducido un -9%. Las métricas en 2023 han subido mucho, no porqué haya crecido mucho, sino porque en 2022 Meta cayó mucho.

Si compramos con 2021, el año 2023 ha sido normal, con crecimiento en ingresos y recuperación en resultados, aunque apenas llegan a igualarse con 2021. La monetización sigue dependiendo en un 46% de EE.UU. y Canadá, mientras en esta zona los usuarios activos no llegan al 10% del total. Esto, por una parte es positivo porque significa que tiene un gran potencial para monetizar el resto de zonas, pero por otra parte es negativo porque significa también que no consigue monetizar el resto de zonas.

El balance sigue la misma línea anual que la cuenta de resultados, con unos pasivos financieros netos de -28.169M$ mejorando los -14.147M$ de 2021 pero sin llegar a los -34.125M$ de 2021. En cambio, el excedente de circulante queda en 42.085M$ superando el de 2021 (35.575m$) y el de 2022 (24.047M$).

Lo mismo ocurre con el flujo libre de caja que en 2023 asciende a 16,7$/Acc frente a un BPA de 14,9$/Acc. La relación en los años fue menos favorable y en el año 2021 con un BPA de 14,5$ el FLC fue de 14,4$ de la misma forma en 2022 con BPA  8,6$ el FLC fue 7,1$. El motivo hay que buscarlo en la mayor inversión que se produjo en 2022 que supuso 3,6 veces la amortización, mientras en 2021 fueron 2,3 veces y en 2023 han sido 2,4 veces. Son inversiones fuertes que continuarán en el futuro y en 2024 hay previstas unas inversiones de 30-37.000M$ en inmovilizado para cubrir las necesidades de la IA. En términos absolutos en 2023 ascienden a 27.266M$.

Meta ha anunciado el pago de dividendos a partir de este año, no obstante, tiene previsto pagar 2$ en 2024 y al precio al que cotiza, será una rentabilidad irrelevante del 0,5% aproximadamente.

Meta hace previsiones trimestrales de ingresos y anuales de gastos muy fiables. Normalmente la realidad coincide sensiblemente con sus previsiones por lo que, debemos utilizarlas para hacer la previsión de futuro.

Las realizadas en la presentación de los resultados de 2023 para el año 2024, haciendo los ajustes necesarios para anualizarlas todas ellas, tenemos que esperan un aumento de ingresos del 10% que los llevaría al entorno de los 150.000M$ (134.900M$ en 2023). Al considerar los gastos previstos para el año en el entorno de 94-99.000M€ obtendríamos un EBIT en el entorno de 53.000M$ (46.750M$ en 2023) y un margen EBIT del 35,8% (24,7% en 2023).

Incluyendo en los cálculos los impuestos y resto de gastos de la cuenta de explotación, llegamos a un beneficio previsto para 2024 de 44.000M$ (39.100M$ en 2023) que, teniendo en cuenta las recompras de acciones llegamos a un BPA previsto de 17,1$/Acc que supone un crecimiento del 15% al que aplicando PER 25 por crecimiento (20) y por ajuste a flujos (+5) llegamos a un precio objetivo de 427,5$/Acc algo por debajo, pero creo que más realista que el obtenido por DCF de 470,9$/Acc

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta