ACS: Estudio base

  • ACS basa su negocio en la construcción. El sector es muy competitivo, con márgenes muy estrechos que obligan a las empresas a utilizar distintas estrategias para optimizar sus resultados.
  • La estrategia de ACS se basa en el crecimiento y la gestión de los flujos.
  • Durante la crisis ha estado reduciendo deuda.
  • Las circunstancias han cambiado y la salida de la crisis provoca un cambio en la estrategia para pasar a posiciones más agresivas. OPA sobre Abertis.

ACS es un grupo que basa su negocio fundamentalmente en la construcción, el 75% de su negocio procede de este sector. La construcción es un sector muy competitivo, con gran número de operadores que, mediante las uniones temporales de empresas (UTEs) pueden adaptarse a cualquier tipo de obra, por tamaño, por especialización, por complejidad, por financiación, etc.. En el sector concurren empresas con ventajas competitivas y estrategias claras, con otras empresas que ni tienen ventaja competitiva, ni tienen estrategia por lo que, algunas utilizan prácticas “irregulares”.

En el sector de la construcción, normalmente se trabaja para una propiedad y es ella la que financia las obras, en consecuencia, las constructoras no requieren grandes recursos de capital. Al ser un sector muy competitivo, los márgenes son muy estrechos, sin embargo, las constructoras mueven grandes cantidades de dinero y pueden generar cantidades muy importantes de flujos que, bien gestionados, pueden convertir a una empresa relativamente pequeña en un monstruo como ACS.

ACS entendió perfectamente desde sus inicios, tanto la estructura del sector, como las posibilidades que ofrecía y en base a ello, creo su ventaja competitiva, adoptando una estrategia de crecimiento clara y optimizando la gestión de los flujos a partir de un sistema de información económica en constante evolución que mediante la planificación, seguimiento y control de obras maximiza los flujos que genera cada una de sus obras.

Centrar la gestión únicamente en aumentar resultados, podría ser una tarea poco productiva, sin embargo, es más eficiente orientarla a maximizar el dinero que genera cada una de las obras. Una vez maximizada la obtención de flujos favorables en todas las obras, desde muy temprano inicia su estrategia de crecimiento con la compra de Cobra entre otras empresas y con la llegada de Florentino Pérez a la presidencia, pasa a primera línea la estrategia de crecimiento y da comienzo la compra de empresas a gran escala. Unas son compradas para luego ser vendidas, pero las constructoras se van incorporando a la máquina de generar dinero. Primero son empresas relativamente medianas (Auxini, Ginés Navarro, Vías). En 2002 da un salto cualitativo a nivel nacional al comprar Dragados, con la que se fusiona definitivamente en 2003 y convierte a ACS en líder nacional indiscutible. Poco más tarde, en 2007 entra en el capital Hochtief con un 25% que va aumentando posteriormente hasta llegar al 71,7% actual. En estos momentos ACS es uno de los mayores grupos constructores a nivel mundial. Con la incorporación de nuevas constructoras, aumenta el volumen de obra y en consecuencia aumenta el dinero generado. Cuanto más dinero genera, más constructoras compra y cuantas más constructoras compra, más dinero genera.

ACS es muy buena empresa, pero no lo es porque su producto o su sector sean buenos, lo es porque su gestión y su estrategia son buenas.

Los beneficios de explotación que obtiene ACS están el orden del 4% y los beneficios netos sobre ventas alrededor del 2%. El apalancamiento (considerando la relación entre los pasivos financieros y el activo total) está en el 26,4%; la rentabilidad sobre el capital propio (ROE) en el 20-22% y el ROIC en el 5-6%. Los márgenes de ACS son escasos si los referimos al volumen de ventas (sector muy competitivo) pero son muy buenos si los comparamos con los recursos que utiliza (gestión).

ACS genera grandes cantidades de dinero por su negocio normal. Sus necesidades operativas de fondos (NOF) son negativas y eso significa que, no solo no necesita financiar sus operaciones corrientes sino que, genera dinero con ellas. Todas las empresas, para tener un buen equilibrio financiero, necesitan financiar con recursos a largo, todos los activos a largo más una parte de los activos a corto, pues, hay activos que a pesar de ser considerados como de corto plazo, permanecen fijos en el tiempo y por lo tanto, necesitan ser financiados con recursos a largo. Esa parte de activos a corto que deben ser financiados con recursos a largo, constituye el Fondo de Maniobra de una empresa. ACS, no solo no  necesita financiar un fondo de maniobra, sino que tiene un excedente de dinero, del orden de los 3.000-3.500M€ que puede destinarlo a financiar otras operaciones.

El segmento de construcción que representa el 75% de su volumen de negocio, en 2016 tiene un excedente de financiación de 2.521M€ (2.000M€ en 3T 2017) y el de Servicios Industriales que representa un 20% de sus ingresos, ha generado ese mismo año un excedente de 1.167M€ (865M€ en 3T 2017). Habitualmente entre estos dos negocios generan excedentes “cuasi” permanentes, del orden de los 2.000-3.000M€.

El dinero que generan las NOF procede fundamentalmente de las diferencias entre los plazos de cobros y pagos, puesto que los almacenes en el sector son de poca importancia relativa. Los volúmenes de obra influyen en gran medida en ambos plazos, en estos últimos cinco años, ACS ha reducido progresivamente sus ingresos, pasando de 38.396,2M€ en 2012 a los 31.975,2M€ en 2016, sin embargo el excedente lo ha mantenido estable en el entorno de los 2.000-3.000M€.

La crisis ha provocado un descenso de la actividad y ACS ha compensado esta circunstancia aumentado en un mes los plazos de pago y manteniendo los plazos de cobro, pero esta no es una solución permanente y hay que complementarla. El Estado de Flujos, nos dice claramente lo que está haciendo ACS con el dinero. El dinero que genera por explotación siempre es positivo y normalmente supera los beneficios netos más la amortización. Los flujos de dinero que destina a inversión son positivos pues, una vez cubiertas sus necesidades de inversión en inmovilizado (CAPEX), genera dinero mediante desinversiones, a base de vender inmovilizado y empresas del grupo no estratégicas y aunque sigue comprando empresas estratégicas, al final, la relación entre todas estas inversiones y desinversiones, ofrece un saldo favorable en los flujos de inversión. Al generar dinero por explotación y no destinarlo a inversión, el dinero lo está utilizando para reducir deuda en cantidades de alrededor de los 1.200M€ anuales. Con ello el apalancamiento que en 2010 estaba por encima del 40%, actualmente está en el 26%.

En estos momento, conforme se va saliendo de la crisis, las cifras van cambiando, la cartera de obras viene aumentando en estos últimos años de forma que mientras en 2014 era de 45.700M€, en 2015 era de 48.900M€ y en 2016 de 55.800M€. En el 3T de 2017 asciende a 54.140M€, superior a la que tenía en el 3T 2016 de 51.800M€.

Los ingresos en el 3T 2017 ya superan a los del año anterior en un 9% y los resultados mejoran en un 5,8%. Los flujos generados por la construcción mejoran en un 68%. En el resto de segmentos se mantienen en niveles similares a los del 3T 2016.

La salida de la crisis en general y la mejora de su estructura financiera en particular, sitúan a ACS en la rampa de salida para afrontar una nueva etapa de crecimiento que no ha tardado en manifestarse con la OPA sobre Abertis.

6 comentarios
  1. jmdurba
    jmdurba Dice:

    Hola Alberto jose.
    Si pinchas en la parte de arriba del titulo que pone “ACS” veras que te lleva al cuadro del cuantitativo, allí tengo como precio de ACS 32€/Acc. Está cotizando a casi 34€/Acc, pues la verdad es que no está barata.

    Al final se ha quedado bien con la deuda, pero veremos que pasa con la OPA.

    Valora a Abertis en unos 19.000M€, pero quieren hacer un canje por acciones, sobre el 20%, con lo cual quedarían unos 15.000M€. La OPA no es de ACS sino de Ochtief, en la que ACS tiene un 72%, pero consolida por el método global, así que en sus cuentas aparecerían todos los millones, pero la deuda de ACS real sería del 72% sobre los 15.000M€, es decir unos 11.000M€.

    Además hay otro añadido, la OPA la lanza sobre el 100% del capital de Abertis, pero igual no la aceptan todos y aunque sea un porcentaje menor, la acepta y se queda en unos 7-8.000M€. Eso no se sabrá hasta no termine la historia, pero este importe, aunque quedaría bastante endeudada, sería asumible ya que para devolverla tendría lo que tiene ahora, más la propia Abertis.
    Pero hay un añadido más, si compran a Abertis consolidará en ACS y sumara la deuda de Abertis a la que tiene ACS, más la que asuma por la compra.

    No veo ninguna ventaja a meterse en líos con ACS ahora, salvo que sea para jugarsela a ver si hay suerte.

  2. 1755
    1755 Dice:

    Al final le endosaron la deuda de la compra de ABE a la propia ABE. De lo que recuerdo de las cuentas de ABE generaba flujos suficientes como para pagar lis intereses de su propia deuda, amortizar deuda, crecer y pagar a los accionistas.
    Sin embargo la operación les dejaría muy poco beneficio dada a cantidad de dinero requerido para la OPA. En breve le vencen las concesiones españolas y si además se les junta una crisis en sus principales mercados, afectará a los ingresos de ABE y puede convertir la operación en un bonito “cuento de la lechera”.
    De momento ACS cotiza camino de los 40€ agena a esos negros augurios por mi parte.
    Salud.

  3. jmdurba
    jmdurba Dice:

    Bueno, ahora hay que verlos desde el punto de vista de ACS, Abertis ya no cotiza. Desde este punto de vista, esas son las buenas compras, en las que la comprada se paga a sí misma, aunque con todas las concesionarias pasa lo mismo, llevan la mochila cargada de deuda . No he llegado a las cuentas de ACS de 2018 y no sé si consolidará la deuda de Abertis porque al parecer tiene un acción menos del 50%, tendría gracia que cobrando gandes dividendos, la deuda que asume Abertis no consolidara en ACS. Ya tendríamos otra Ferrovial, con grandes volúmenes de deuda que no consolida y parece que no exista.
    Hay mucho miedo a la crisis, pero todo apunta que solo será desaceleración. La mayoría de empresas prevén crecer algo menos pero no reducir resultados, no creo que vaya a haber crisis, en el mercado real al menos.
    Salud

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario