Bankia: Estudio Base

  • Su negocio está localizado en España y se estructura en tres segmentos en función del volumen de capital que mueve el cliente. El segmento principal es la banca minorista a particulares que le aporta la mitad del margen bruto.
  • La gestión profesional se nota en Bankia y cada vez está más saneado el balance. Aunque todavía mantiene un alto nivel de riesgo, no constituye peligro alguno y tiene suficiente capacidad para asumirlos con sus propios medios.
  • La fusión por absorción de BMN le proporcionará en 2018 mayores resultados ordinarios y sobre todo extraordinarios que probablemente destinará a sanearse.

Bankia procede de la fusión de varias de varias importantes Cajas de Ahorros. El 85% de su negocio se basa en la banca minorista. Tiene una relación de, prácticamente el 100% entre los depósitos de clientes y el crédito a clientes.

Su negocio se desarrolla en España, donde cuenta con una red de 1.751 oficinas al 3T 2017 y su capital pertenece en un 67% a BFA.

Se estructura en tres áreas de negocio, “Banca de Particulares” en la que se integra la banca privada y banca de negocios para grandes patrimonios, la gestión de fondos y la banca seguros en la que tradicionalmente tiene acuerdos con Mapfre. Este es su negocio principal y aporta la mitad del margen bruto. “Banca Empresas” se ocupa de los clientes con más de 6M€ de facturación anual y aporta el 15% del margen bruto. Por último la “Banca Corporativa” se ocupa de clientes con más de 300M€ de facturación anual. Y le aporta el 35% del margen bruto.

La cuenta de explotación en el 3T 2017 permanece prácticamente igual que en 3T 2016. No obstante el margen de intereses se ha reducido un -10% que ha sido compensado en parte con un aumento del 70% en las operaciones financieras, hasta llegar a un Margen Bruto y un Resultado de Explotación un -2,5% menor al de hace un año. Las menores perdidas de “Otros”, llevan al beneficio neto del 3T 2017 a un crecimiento del 1%, por encima del obtenido en el 3T 2016. Bankia está muy penalizada por los tipos negativos, al tener todo su negocio en zona euro, sus diferenciales son muy bajos, del orden del 1,05-1,09% y el margen de intereses ha ido en descenso continuo estos últimos años en términos absolutos, aunque se nota el esfuerzo de gestión mejorando las diferencias entre las cantidades pagadas por los pasivos y las cobradas por las inversiones por este concepto que es de mayor peso en la cuenta de explotación.

Su volumen de activos es de 180.000M€ que para situarnos, es algo inferior al del Sabadell, aunque con la compra de BMN quedará en un volumen similar. Actualmente obtiene ROEs del 7-8% y su BPA, después del contrasplit realizado en el 2T 2017 cambiando cuatro acciones por una nueva, está en el orden de los 0,34-0,35€/Acc que cotizando a 4-4,10€/Acc supone un PER de alrededor de 12-13 veces que es normal respecto a otros bancos similares.

Al ser un banco que procede de la fusión de antiguas cajas, los riesgos que lleva en su balance son importantes, aunque con el tiempo y una buena gestión profesional, han mejorado muy significativamente. En 2014 tenía una morosidad del 12,9% mientras actualmente la tiene en 8,84%, con una cobertura del 53,8%.

Los niveles exigidos por los reguladores los cumple holgadamente.

Los costes por deterioros que en 2014 fueron de 950M€, en 2016 fueron de 220M€ y en el 3T 2017 han sido de 240M€ que, enfrentado a un beneficio neto de 740M€ en los nueve meses, las posibilidades de aumento del resultado, cuanto estos costes desaparezcan, estaría alrededor del 25%.

Los activos ponderados por riesgo suponen el 41% de los activos totales, lo cual es una buena relación, similar a la del resto de bancos. El riesgo total sin dotar, representa el 3,8% de los activos tangibles y su capacidad para hacer frente al riesgo vivo con los resultados que proceden de su negocio actual, sin costes por deterioros, está en niveles normales del 25%, lo cual significa que en cuatro años podría sanearse totalmente, destinando todo sus resultados a ello, aunque no recuperara nada de lo no provisionado. Esta situación es similar a la del resto de bancos de su tamaño.

 

El 29 de Diciembre de 2017, se produjo la firma de la escritura de fusión por absorción de BMN por parte de Bankia, esta circunstancia, marcará los resultados y los saneamientos de Bankia durante 2018.

La compra se ha realizado mediante la emisión de 205,6M de acciones que elevarán el capital de Bankia en 2018 hasta los 3.085M acciones, pero esta compra en la que se ha pagado en acciones un importe equivalente a 825M€ (205,6Mde acciones a 4,01€/Acc) se ha realizado por el 40% del valor tangible de BMN. Esto significa que en 2018 generará un fondo de comercio negativo que, una vez revisadas las valoraciones, pueden suponer  1.200M€ de beneficios extraordinarios para Bankia.

La fusión con BMN le aportará crecimiento del negocio y mejores resultados. También le aportará más riesgos, no obstante, a falta de ver datos concretos que será en el 1T 2018, es probable que compensen los resultados extraordinarios con los costes por saneamientos y que sea el aumento del negocio quien provoque una mejora de los beneficios ordinarios. La disminución de costes de saneamientos que pueden aumentar un 25% el beneficio neto, dadas las circunstancias, no creo que se lleve a cabo en 2018.

1 comentario

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario